lunes, 22 de agosto de 2011

Silvestres...


Hace una semana, más o menos, nos juntamos con una pareja amiga y nos marchamos de excursión. Queríamos enseñarles un lugar casi mágico, un caminito perdido en la naturaleza que termina en una pequeña playa, tan pequeña y tan escondida que es una de esas pocas donde no hay vigilancia y donde los naturistas disfrutan de bañarse tal cual, tan naturalmente como lo es el resto del lugar.
La luz del Sol lo baña todo, las dunas de arena lo rodean, las flores silvestres lo tapizan y las montañas lo encuadran, sin duda el sitio es una bocanada de aire puro, un encuentro único con la naturaleza, uno de esos recuerdos de verano que es digno atesorar.

¿Cómo puede ser tan bonita una alfombra de flores silvestres? ^_^

© All Right Reserved. DO Not Copy. Thank you.
© Derechos Reservados. No Copiar Ni Reproducir sin Previa Autorización.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada