martes, 5 de octubre de 2010

Nosotras, un día cualquiera...

Hoy me he llevado una sorpresa de esas que no pueden ser más oportunas, más esperadas y más inesperadas a la vez. ¡Qué emoción! (¡y qué llorera!), qué cosa más bonita, cuántos sentimientos depositados en algo que ni siquiera pensé poder llegar a tener. 

Gracias por este regalo tan, ¡tan! especial.



La historia de la estatuita AQUÍ

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada